La economía en México

Economía Mexicana
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En México, la economía tiene especial fortaleza en el sector de servicios. En 2018, este sector representó el 66% del PIB y el 62% de la fuerza laboral, seguido por el sector industrial con el 31% del PIB y el 23.8% de la fuerza laboral, y el sector primario con el 2.8% del PIB y el 13.6% de la fuerza laboral.[1] La economía mexicana ha venido creciendo a un ritmo promedio de 2.2% durante los últimos 10 años a pesar del complejo entorno global reciente. Se prevé que la economía mexicana continúe creciendo en 2019 y 2020. La estrategia de desarrollo económico del Gobierno de México permitirán fortalecer este crecimiento, la cual contempla el fortalecimiento del consumo por el efecto de los programas sociales y una mayor inclusión financiera, el impulso a la inversión privada en infraestructura y sectores estratégicos,  una mayor inversión pública y el incremento de las exportaciones como resultado de la reconfiguración de las cadenas de valor globales.

Su fortaleza macroeconómica se fundamenta en políticas económicas, hacendarias, financieras y comerciales responsables, que han fortalecido el mercado interno mexicano.

Algunos analistas como The Economist Intelligence Unit ubican a México como una de las ocho economías más grandes del mundo para 2050, desplazando a países como Reino Unido, Francia, Italia y Rusia. Es decir, una de las perspectivas más positivas para los próximos años entre los países en desarrollo e incluso las economías avanzadas.

Con el objeto de propiciar una mayor tasa de crecimiento, el gobierno de México buscará:

  • Incrementar el gasto en inversión en infraestructura.
  • Instrumentar políticas destinadas a aumentar el ahorro y permitir una mejor asignación de recursos en la economía.
  • Llevar a cabo una asignación más eficiente de recursos, un mayor retorno a la inversión y una mayor eficiencia en la combinación de los factores de producción, fomentados a través de la estrategia de pacificación, la reducción de la violencia, la lucha contra la corrupción y, en general, el fortalecimiento del estado de derecho.
  • Impulsar el desarrollo de capital humano de los jóvenes.