¿Calificadoras de crédito? ¿Para qué?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Para que un inversionista tenga claro el riesgo, los costos y las implicaciones de invertir parte de sus recursos debe tener en cuenta las condiciones económicas, la capacidad de pago que tiene, ingresos y rendimientos, por lo que, en términos sencillos, es importante contar con el respaldo de una institución que evalué estos aspectos; ahí es donde el trabajo de una calificadora entra en juego.

Las calificadoras de crédito o agencias de crédito, se encargan precisamente de tomar en cuenta en la evaluación los criterios mencionadas, tanto para los niveles de gobierno de un Estado, el país en su totalidad, empresas y productos financieros. Usualmente utilizan notas de crédito para determinar el tipo de deuda con respecto a su obligación financiera para brindar el escenario adecuado a un inversionista, la cuales califican en dos grupos que guardan las siguientes calificaciones:

Grado de inversión:

AAA) Está calificación aplica para aquellos países y empresas con un bajo riesgo de incumplimiento de pago. Factores como el saldo positivo y sustentable entre ingresos y egresos, estabilidad social y balances financieros sanos hacen acreedor a una nota así.

AA) Es el nodal que explica un riesgo de impago por debajo de la calificación anterior, lo que por sí no representa un gran riesgo y es en donde la mayoría de entidades se encuentra.

BBB) Es un “rating” que anticipa un moderado riesgo de incumplimiento. Hasta esta última nota se consideran de baja probabilidad de materializar un impago.

Grado especulativo:

BB) Significa un alto y constante riesgo de impago. Si bien los sectores evaluados en este rubro presentan menos vulnerabilidad en el corto plazo, si enfrentan incertidumbre ante cualquier evento económico.

B) Representan riesgo tanto de corto plazo como de largo plazo para cumplir con sus obligaciones. Se considera que aun mantienen capacidad de pago; sin embargo, cualquier adversidad económica o de negocios puede romper su esquema financiero. Con esta nota son acreedores a llamarles “inversiones basura”.

CCC) Con una actualidad muy vulnerable a no cumplir con sus pagos, tanto el principal como le interés. En este punto, suelen utilizar el esquema ponzi para reestructurar su deuda; es decir, aplazan el vencimiento y hacen renegociación de las tasas.

C) Situación real de impago, donde se da por hecho que su recuperación final será menor que sus obligaciones.

Las decisiones por parte de las calificadoras para otorgar una nota, impactan directamente en la forma en qué el acreedor negociará con el sector público y privado, por lo que es importante hacer el correcto distingo entre el grado de inversión y el grado especulativo. Por ejemplo, el perder grado de inversión condicionará a una compañía o país a un financiamiento más caro, con más exigencias en términos de garantías e incluso su impedimento al mercado crediticio. En otras palabras, funcionan como un buró de crédito a gran escala.

La importancia fundamental de una agencia calificadora para el caso de las empresas, radica en la información que se le brinda a la contraparte para evaluar el riesgo potencial del contrato para con el cumplimiento de sus obligaciones. Es menester contar con una evaluación para todas las empresas que participan en la emisión de deuda, acciones o para suscribir crédito, lo que, de entrada, les beneficia en ser considerados en los negocios del mercado financiero. Al final, la empresa podrá evaluar con quién podría contraer deuda financiera y viceversa, el acreedor financiero a quién prestarle. Es el medio por excelencia para potencializar relaciones y futuros acuerdos.

Para fortalecer un negocio con su socio, es indispensable conocer su Información financiera, cultura de pago, antecedentes legales y sus referencias comerciales. Entre las calificadoras, DICRE destaca por esa calidad de servicio.